6 claves para entender el ciclismo del Tour de Francia 2020

Estos son los conceptos generales para entender la nueva situación de la ronda gala.

El Tour de Francia 2020 ha entrado en una fase clara de desinterés y desapego como concepto de espectáculo deportivo. El inicio de la tercera semana no hay traído ningún aire nuevo a la carrera, como se preveía. Por eso es importante aclarar por qué se ha producido esto y en qué consiste esta inédita modalidad de competición.

1. Empresas, no equipos

Los ciclistas están obligados a competir bajo el amparo de un equipo, que financia una marca comercial. El equipo está dirigido en carrera por los directores deportivos, que ahora se han convertido en meros chóferes que enseñan la publicidad de la marca en carrera, van a eventos y mueven recursos económicos de un lado a otro, pero nunca se preocupan por el resultado deportivo.

Una vez la marca comercial no obtiene el rendimiento económico deseado, porque desea mayor visibilidad, audiencias y retorno de la inversión, se marcha. Entonces, los directores deportivos hacen uso de los contactos del mánager para volver a atraer otra marca comercial y comenzar así de nuevo el ciclo. Se trata de una burbuja económica de la que los corredores son partícipes y aprueban sin mayor objeción, porque reciben un buen y seguro salario cada mes. No obstante, esta burbuja tiene el riesgo de explotar en cualquier momento.

2. Empleados, no ciclistas

Como hemos dicho, los ciclistas son partícipes de la burbuja comercial de su equipo, en realidad su empresa. Y el gran objetivo de la empresa no es el resultado deportivo, es el económico. Y para llegar a él ganar carreras no es el camino más óptimo ni el más fácil.

El sistema de competición del ciclismo actual para grandes vueltas favorece que se llegue al objetivo económico sin alcanzar los primeros puestos: basta con ser segundo o tercero en el mejor de los casos, pero también vale un 10º o un 15º, dependiendo de la burbuja montada por cada empresa.

Asimismo, empleados (ciclistas) que han fracasado en sus objetivos, no sienten la presión de que van a ser despedidos, porque la burbuja sin ellos no se alimentaría. Buena prueba de ello es la actitud burlesca de Bernal en la etapa de hoy.

3. El sistema: que nadie se quede atrás

Ese sistema de competición, ideado y aplicado por la Unión Ciclista Internacional, es el marco legal, podríamos decir, en el que operan estas empresas. Es una normativa que facilita, mediante el sistema de puntos y divisiones, otorgar una categoría, un prestigio, al equipo, que no tiene por qué corresponder con buenos resultados deportivos.

Un equipo sin ninguna victoria de etapa en el Tour pero con dos corredores haciendo 5º y 8º en la clasificación general, obtiene los puntos suficientes para renovar su categoría, gastando menos recursos humanos (empleados) y obteniendo al mismo tiempo igual o mejor rendimiento. Esto le vale para convencer al patrocinador para que renueve uno o dos años más la financiación.

4. El escenario: cero riesgos

El cuarto factor que explica la aniquilación del espectáculo deportivo en el Tour de Francia es la propia organización del Tour de Francia. Ellos ponen el escenario deportivo, el recorrido, debidamente adaptado para que las empresas tengan los mínimos riesgos y puedan cumplir sus objetivos económicos, para que la burbuja no se desestabilice. Por eso se eliminan contrarrelojes llanas, por equipos, se suprimen los prólogos iniciales, las etapas de pavés o los grandes kilometrajes y puertos de paso. Son elementos desestabilizadores tradicionales para los equipos ciclistas y sus corredores.

5. Las alianzas empresariales

En la burbuja ciclista, cuyo máximo escaparate es el Tour de Francia, existen alianzas entre equipos-empresa, fusiones en último término, por la comunión de objetivos económicos. Es un concepto que ha existido siempre en el ciclismo, pero antes al menos daban como resultado una mejora del espectáculo. Ahora, con la política de cero riesgos y la colaboración fiel de los corredores, el resultados es el contrario.

6. El rol de la prensa

Para evitar que los abusos y desmanes de esta burbuja lleguen al aficionado, el verdadero corazón del ciclismo, los medios de comunicación juegan un papel fundamental. La prensa deportiva participa de esa burbuja y se beneficia de ella, con una línea editorial clara de apoyo al sistema de competición actual, al funcionamiento de los equipos y a la actitud de los corredores.

Todo lo que hagan será bueno, vendiendo la idea de que el ciclismo moderno es así y no volverá más su carácter agonístico o épico. No hay voces disidentes. Y las que hay se arrinconan y silencian bajo la potente maquinaria mediática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *