Ackermann vuelve a ganar en Tirreno

El corredor alemán de Bora hizo doblete en la Tirreno-Adriático, con un nuevo sprint espectacular.

Pascal Ackermann volvió a levantar los brazos en Tirreno y sigue líder de la general. El velocista alemán de Bora-Hansgrohe suma así dos triunfos consecutivos en la edición 2020 de la carrera, que comenzó ayer, coincidiendo con la jornada de descanso del Tour de Francia.

La carrera italiana va ganando en interés, en detrimento del Tour. Y esta situación irá a más a lo largo de la semana, porque las etapas venideras en Tirreno son, sobre el papel, mucho más atractivas que las de la segunda semana de la ronda gala. De momento, el sprint masivo de hoy ha sido mucho más vistoso y emocionante que el vivido en Francia.

Fuga de inicio de componente local

Una escapada de cuatro corredores, todos italianos, cabalgaron por la mayor parte de los 200 km de la etapa: Nicola Bagioli (Androni), Edoardo Zardini (Vini Zabù), Marco Canola (Gazprom) y Umberto Orsini (Bardiani). El perfil era llano, aunque con una cota en mitad de la etapa de 4 km al 5%, además de otra a 12 km del final de 1 km al 5%.

En ninguna de ellas se produjeron cambios relevantes. Bora, el equipo del líder e interesado en que la etapa volviera a resolverse al sprint, controló en todo momento la escapada. Esta llegó a contar con seis minutos de ventaja durante la primera hora de carrera. Aunque progresivamente fue bajando gracias al empuje de los alemanes y de Ineos.

Pelotón preparado para el sprint

Orsini, excampeón de Italia Junior, fue el último de los supervivientes de la fuga del día, que atacó a sus compañeros a 26 km del final e hizo su particular apuesta personal contra el todopoderoso pelotón. En este ya movían sus piezas equipos como Quick-Step, Israel, UAE o el propio Bora.

La ventaja del escapado comenzó a descender bajo la pancarta de 20 a meta, contando con apenas 20 segundos. Alpecin-Fenix movió también a sus velocistas delante, Merlier y Rickaert, con Mathieu van der Poel como gregario de lujo.

Ackermann, pleno en Tirreno

La aventura de Orsini tuvo su final antes de encarar la cota de Scarlino, a 12 km de meta. En la subida no hubo movimientos, incrementándose el ritmo en el descenso y entrada en la ciudad de Follonica, 2 km de meta. En ese momento, Mathieu van der Poel tomó el mando del pelotón y puso el grupo en fila de a uno, desarbolando muchos de los trenos preparados.

El campeón holandés preparó así el sprint para Merlier y Rickaert, bien colocados en el grupo, pero de nivel inferior a los Ackermann, Gaviria y Ballerini. Los máximos favoritos al triunfo tomaron la delantera en otro sprint ajustadísimo a cuatro bandas, porque en él también se metió un sorprendente Rick Zabel. Finalmente, y por apenas media rueda, se volvió a imponer Ackermann, que con esta en Tirreno ya suma seis victorias en lo que va de 2020.

3ª etapa de cotas

La Tirreno-Adriático avanza así hacia su tercera jornada de carrera este miércoles. La dificultad aumenta con respecto a los dos primeros días, con 217 km y siete cotas, dos de ellas puntuables. Además, el final incluye una trampa típica de esta carrera, una subida final de un kilómetro a las termas de Saturnia, justo después de coronar el duro Poggio Murella (1,6 km al 10,5%).

El recorrido es una llamada a la formación de una escapada, esperemos que mucho más numerosa y de mayor calidad que la de ayer y hoy. Los últimos 100 km se pueden hacer duros, en un terreno quebrado con numerosas cotas, ideal para emboscadas, cortes y ataques. No se espera que haya sprint masivo. Habrá que estar atentos así a hombres como Teuns, Woods, Matthews, Van der Poel o el propio Simon Yates.

Vídeo resumen de la etapa 2 de Tirreno-Adriático

Deja una respuesta