Mantenimiento de la Cadena de la Bicicleta

Mantenimiento cadena de bicicleta
0
(0)

Realizar un correcto mantenimiento de la cadena de nuestra bicicleta va a ahorrarnos visitas al taller y también el cambio prematuro de los componentes de la transmisión. Todos hemos oído a miembros de nuestra grupeta, o conocidos, decir: “Yo cambio la cadena cada 3000 quilómetros”. Pero, ¿Es necesario? Consulta este artículo para averiguar como saber si necesitamos cambiar la cadena de nuestra bicicleta o realizar el mantenimiento de la cadena de la bicicleta.

Cuando hay que limpiar la cadena de la bicicleta

El principal motivo que acelera el desgaste de nuestra cadena es la suciedad. Por lo tanto, cuanto más limpia mantengamos la cadena más tiempo nos va a durar. Tenemos que tener en cuenta que la parte que se desgasta de la cadena no está a la vista. Los bulones de la cadena son el elemento que sufre el mayor desgaste. Los bulones no están a la vista, por lo tanto, aunque veamos la cadena limpia es posible que los bulones estén sucios, por ese motivo nunca está de más darle una limpieza extra a nuestra cadena.

Todas las salidas, por cortas que sean, pueden acumular polvo o barro en nuestra cadena. Aunque, no voy a negarlo, es una lata limpiar la cadena cada vez que usamos la bicicleta. Yo no conozco a nadie que lo haga, pero evidentemente es lo aconsejado. Los mecánicos de los ciclistas profesionales las limpian a diario, tras cada uso. Incluso, a veces, sin haberla usado.

Cadena sucia

Con que limpiar la cadena de la bicicleta

Aquí no hay debate, el procedimiento es muy claro. El primer paso es desengrasar la cadena. Para desengrasar la cadena vamos a usar desengrasantes o limpiadores de transmisión específicos para bicicleta. ¿Por que es importante usar desengrasantes específicos para bicicleta? Porque en la bicicleta hay muchos componentes y elementos que pueden dañarse con determinados desengrasantes demasiado potentes.

¿Que pasa si no tenemos desengrasantes o limpiadores de transmisión específicos para bicicletas? No vamos a tirarnos de los pelos. Podemos usar desengrasantes no específicos para bicicleta de manera ocasional, pero hay que tener una cosa muy en cuenta. Después de usar el desengrasante en la cadena debemos aclarar con agua toda la cadena – transmisión, y tenemos que asegurarnos de que no queda ni rastro del desengrasante utilizado antes de volver a lubricar la cadena.

Los desengrasantes de cocina (muy conocidos) son demasiado potentes para usar en la transmisión de nuestra bicicleta, si los usamos debemos aclarar muy bien la bicicleta antes de volver a lubricar la cadena. Debemos evitar que estos desengrasantes caigan en zonas como rodamientos o pinzas de freno.

Limpiador de transmisión de bicicleta

Partes de la cadena

La cadena de la bicicleta está compuesta de eslabones interiores (B) y eslabones exteriores (A), los eslabones se unen con bulones (C) que los atraviesan y los unen. Y los eslabones tienen un anillo exterior (D) que los protege y refuerza en su paso por los dientes de platos y piños.

El elemento que permite que la cadena se acople a los dientes de los platos y piñones es el bulón. Por lo tanto, el bulón es el elemento que requiere de lubricación cuando hacemos el mantenimiento de la cadena de la bicicleta.  

Partes cadena bicicleta

Tipos de lubricantes para mantenimiento cadena bicicleta

Lubricantes Húmedos

Los lubricantes húmedos son más resistentes al agua y el barro. Su textura, a la hora de aplicarlos, es más líquida y pegajosa. Este tipo de lubricante es eficiente hasta los 150km aproximadamente y son muy sencillos de aplicar.

Lubricantes para condiciones húmedas

Los lubricantes secos tienen una textura más densa y compacta, similar a la cera. Su aplicación es más limpia, pero es un tipo de lubricante poco resistente a la humedad y ofrece una protección al desgaste inferior. Suelen utilizar en ambientes secos como el del verano

Lubricantes cerámicos

Ofrecen una resistencia mecánica muy alta. Contienen partículas de cerámica. Su aplicación es líquida pero una vez aplicados se secan y es cuando adquieren su máxima eficacia. Tiene poca resistencia a la humedad, es decir, si mojamos la transmisión podemos perder las propiedades mecánicas que nos ofrecen.

Lubricantes con teflón

Estos lubricantes presentan propiedades parecidas a los lubricantes cerámicos, aunque con propiedades menos duraderas, hay que lubricar más a menudo. Por otro lado, el teflón tiene propiedades impermeables que le da ventajas en ambientes húmedos.

tipos de lubricantes

Como aplicar los lubricantes a la cadena

El elemento de la cadena que requiere de lubricación para evitar el desgaste prematuro es el bulón de la cadena. El bulón, es el elemento de la cadena menos visible, por lo tanto, no podemos lubricarlo directamente, tenemos que colocar el lubricante en la parte exterior de la cadena y por el movimiento de la misma el lubricante accede al bulón.

La mejor manera de lubricar la cadena es girando la biela y haciendo girar la cadena mientras dejamos caer el lubricante por la parte interior de la cadena. Al llegar los eslabones a los platos o piños la cadena se engrana abriéndose y dejando entrar el lubricante hasta el bulón.

El exceso de lubricante hay que retirarlo de la cadena, porque solo sirve que el polvo se pegue y la acabe ensuciando en exceso.

El lubricante cerámico tiene una característica. Al secarse, crea una protección cerámica en el exterior de la cadena que puede facilitar durante cierto tiempo el cambio de la cadena entre platos y piños. Por lo tanto, en el caso de lubricar la cadena con lubricante cerámico no es necesario retirar el exceso, ya que puede ayudar a la transmisión en los cambios.

lubricar cadena

Cuando hay que lubricar la cadena

En este apartado la respuesta es muy sencilla. Hay que lubricar la cadena cada vez que la limpiamos.

Cuando empezamos a escuchar roces o ruidos en la cadena, o cualquier otra parte de nuestra bicicleta es que ya llegamos tarde, el componente en cuestión se ha quedado sin lubricante o grasa y el ruido nos indica que el desgaste ya se está produciendo es necesario realizar el mantenimiento de la cadena de la bicicleta.

¿Sirve de algo, engrasar la cadena sin limpiar o desengrasar la transmisión? Si estamos en plena ruta y hemos pasado una zona de agua o barro y empiezan los chirridos de la cadena, es evidente que necesitamos lubricar la cadena para eliminar el riesgo de desgaste, pero lubricar tras varias salidas y sin desengrasar la transmisión solo estamos aumentando la suciedad y el desgaste de nuestra cadena. El lubricante, aunque sea cerámico, no elimina el polvo o tierra que desgasta la cadena por la fricción.

Otros artículos interesantes

¿Te ha parecido interesante este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.